“O gigante acordou!”, el momento de Brasil.

O-gigante-acordou-Br
Hace demasiado tiempo que no escribo en el blog, pero no es por falta de temas sino por lo contrario.

Sigo en Río de Janeiro y sin darme cuenta he dejado de pasear por ella con ojos de turista y he pasado a vivir como una ciudadana más. Paralelamente, esta excitante y cada vez más sorprendente ciudad está viviendo una revolución. Quizás todo eso me ha llevado a dejar aparcado el blog para enfrentar a los quehaceres cotidianos y vivir esta revolución anunciada.

Como se ha podido ver en todos los medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales, el corazón de Río está latiendo intensamente. Con todos los grandes eventos a la vuelta de la esquina, las obras de infraestructura con la máquina a máxima velocidad, y en medio de la celebración de la Copa Confederaciones, el pueblo ha despertado – “o gigante acordou” (el gigante despertó), lema escogido por los brasileños – tomando como referencia al gigante del anuncio de Jonnhie Walker, “Keep Walking Brazil” – queriendo dar un grito al exterior para dar a conocer los problemas que enfrenta el país, a pesar del optimismo emitido anteriormente con la economía en crecimiento y el anuncio de la celebración de grandes eventos.Y es que el pueblo ha dicho basta.

Pensareis que en este post me estoy desviando de mi habitual tema, el desarrollo turístico, pero no es así. El pueblo brasileño ha salido a las calles para gritar la disconformidad con la manera en que se está desarrollando la nueva etapa del país y, con los grandes eventos de por medio, consecuentemente el turismo.

A los ciudadanos les da igual la imagen negativa que pueda afectar a la llegada de turistas, ellos han puesto por delante al pueblo, a su gente. Entre los gritos al cambio, uno de ellos es el de: queremos hospitales y educación con el padrón Fifa. Y es que las obras ejecutadas para poder albergar grandes eventos han pasado severas revisiones, y consecuentemente, más reformas para ser aprobadas por los estrictos patrones marcados por los comités organizadores, por otro lado, el país sufre de carencias básicas, como en la área de salud y educación.

Muchos de los que vean las manifestaciones en las televisiones que subrayan los actos vandálicos acontecidos, seguramente se quedarán con una lectura de un grupo de vándalos o anti-sistema. Nada más lejos de la realidad. El pueblo brasileño ha salido a la calle para protestar por la manera de hacer política, ellos quieren cambiar el rumbo y lo están consiguiendo, han hecho que los políticos se reúnan para aprobar una reforma política, han conseguido que bajen la subida del precio del pasaje de autobús que ya había sido efectiva y ejecutada, entre otras cosas.

Estos días era común oír que el brasileño sólo tiene orgullo de jugar bien al fútbol, dicho por los propios brasileños. Pero esta vez el mundo debería mirar a Brasil como claro ejemplo de ejercer su derecho de libertad de expresión y de estado de derecho.
Los brasileños quieren primero un país de bienestar, y luego infraestructuras para grandes eventos, parece normal, ¿no? Pero cuántos países no cuidan ante todo al turista, o únicamente a éste y luego al pueblo? ¿A cuántos países subdesarrollados viaja el turista y cree que esta en un paraíso, aunque en realidad está en una burbuja, o en un parque temático donde, de puertas para dentro el pueblo está pasando penurias, como el caso de Egipto, Haití, entre otros, donde no ha habido ningún tipo de planificación turística para que los beneficios del turismo puedan ser distribuidos a una totalidad de la población? La pregunta es, ¿el turismo tiene que servir para desarrollar el país, o el país tiene que desarrollarse y después abrirse al turismo?

5 comentarios sobre ““O gigante acordou!”, el momento de Brasil.

Agrega el tuyo

  1. El turismo tiene que servir para ayudar a desarrollar un país, el problema es que sólo ayuda a enriquecerse a unos cuantos. El neoliberalismo de libro que se viene aplicando en Brasil en la última década es un ejemplo de ello, de ahí las protestas. Por lo tanto la pregunta se contesta rápido. Si un país no se desarrolla equitativamente dentro de su justicia social, nunca se desarrollará como país y el turismo será otra actividad más controlada por unos pocos, que sólo afectará positivamente a los esclavos eventuales que disfruten de su precaria estacionalidad… Un beso Mon

  2. Es estupendo que nos transmitas cómo se está viviendo allí todas las manifestaciones. Nosotros vemos muchas cosas en televisión, pero la información no siempre es completa…Sigue con estas entradas tan actuales que nos hacen reflexionar. Ya que estás ahí sería interesante que publicaras una mini entrevista con personas que hayan participado en las protestas, que estén luchando por un cambio en la política que se está aplicando. ¡Ése es tu próximo reto!
    Un abrazo y enhorabuena!
    Gaby

    1. Hola Gaby,
      más una vez muchas gracias por tu comentario, fiel seguidora y consejera de este blog. Ya que os ha interesado mucho la actualidad de Brasil, voy a intentar que el próximo post sea una continuidad de las novedades de todos estos movimientos, y la entrevista que me pides.
      Un gran abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: